Cómo arreglar el controlador Xbox One que no se conecta a la consola

Los juegos son realmente divertidos y entretenidos siempre que no se enfrente a ningún problema. Sin embargo, en el momento en que aparece un problema, puede resultar realmente frustrante. La desconexión de controladores entra en la misma categoría. Esto puede deberse a una variedad de razones según los diferentes escenarios. Estos incluyen otros periféricos inalámbricos que interfieren con la conexión, controladores de controlador obsoletos, problemas de alcance, etc.

No obstante, no tiene que preocuparse por nada, ya que la mayoría de los problemas relacionados con el controlador se pueden resolver con bastante facilidad. Por lo tanto, relájese y lea este artículo donde discutiremos las causas de la desconexión en detalle y luego proporcionaremos una lista de soluciones que puede aplicar para solucionar su problema. Por supuesto, es posible que todas las soluciones no funcionen para usted, ya que dependen de la situación. Por lo tanto, revíselos todos hasta que se haya aislado el problema.

¿Qué causa la desconexión del controlador Xbox One?

Después de analizar el problema, hemos encontrado las siguientes razones para que el controlador Xbox One se desconecte con frecuencia o no se conecte en absoluto.

  • Intervención de otro dispositivo inalámbrico: Es posible que el controlador no pueda conectarse a su consola porque otro dispositivo inalámbrico en su hogar está interfiriendo con la conexión. Esto se debe a que la mayoría de los dispositivos electrónicos que se utilizan en nuestros hogares utilizan el mismo espectro; impidiendo así la conexión.
  • Controlador fuera del rango de conexión: el problema también puede ocurrir si está demasiado lejos de su consola. Esto se debe al hecho de que cada consola tiene su propia región de conexión. Por lo tanto, si se aleja demasiado de su consola, su controlador no podrá conectarse a su consola.
  • Baterías agotadas: los controles de Xbox One pueden funcionar mal cuando la duración de las baterías insertadas en el control está al borde de la muerte. El uso de baterías débiles evitará que el controlador funcione correctamente.
  • Controladores de controlador obsoletos: como cualquier otro dispositivo, sus controladores funcionan utilizando los controladores instalados en ellos. Los controladores obsoletos o corruptos pueden provocar el mal funcionamiento del controlador.
  • Límite de controladores conectados alcanzados: solo puede conectar ocho controladores a una consola Xbox One a la vez. Por lo tanto, si ya hay ocho controladores conectados a la consola, no podrá conectar más controladores.

Ahora que hemos discutido las posibles causas de la desconexión del controlador, use las soluciones que se dan a continuación para evitar su problema.

Solución 1: Verifique las baterías

Lo primero que debe hacer si su controlador se desconecta con frecuencia o no se conecta es verificar las baterías dentro del controlador. A menudo, varios problemas son causados ​​por baterías débiles dentro del controlador, que también incluyen una conexión débil. Por lo tanto, saque las baterías y reemplácelas por otras nuevas completamente cargadas.

Solución 2: Reduzca la distancia

Estar demasiado lejos de la consola también puede causar problemas de conexión. Cada consola tiene un campo o rango de conexión específico dentro de cuya proximidad, los controladores pueden conectarse a la consola. Sin embargo, si está fuera del rango de conexión, es decir, la distancia entre el controlador y la consola es relativamente grande, no podrá establecer una conexión. Por lo tanto, acérquese a la consola y luego intente establecer una conexión.

Solución 3: apague otros dispositivos inalámbricos

Si tiene algún dispositivo electrónico cerca de la consola, eso también podría ser un factor en la desconexión del controlador. La mayoría de los dispositivos eléctricos utilizan el mismo espectro para la comunicación debido a que la interferencia puede ser causada por otros dispositivos. De ahora en adelante, no podrá conectar su controlador a la consola. En tal escenario, asegúrese de apagar los otros dispositivos o simplemente alejarlos de la consola para eliminar la interferencia causada. Luego, intente conectarse nuevamente para ver si soluciona el problema.

Solución 4: desconecte otros controladores conectados

A todo el mundo le gusta tener muchos controladores exquisitos. Si tiene muchos controladores conectados a su consola al mismo tiempo, no podrá conectar más controladores después del octavo. En tal caso, tendrá que desconectar los otros controladores presionando el botón Xbox y seleccionando Controlador apagado en la pantalla. Luego, continúe conectando el controlador que ha estado intentando conectar.

Solución 5: actualice los controladores

Los problemas de conexión también pueden deberse a los controladores obsoletos del controlador. Por lo tanto, asegúrese de estar ejecutando la última versión del firmware para su controlador respectivo. A continuación, se explica cómo actualizar los controladores:

  1. Encienda su Xbox One y conéctese a Xbox Live .
  2. Presiona el botón Xbox .
  3. Luego, seleccione Sistema> Configuración y luego vaya a Kinect y dispositivos .
  4. Luego, navegue hasta Dispositivo y accesorios y elija el controlador que desea actualizar.
  5. Seleccione Información del dispositivo o los tres puntos .
  6. Ahora, seleccione el cuadro de diálogo Versión de firmware y luego seleccione Actualizar ahora .
  7. Espere a que se complete.

Solución 6: usando un cable USB

Si su problema persiste incluso después de probar las soluciones proporcionadas anteriormente, en tal caso, tendrá que renunciar a la funcionalidad inalámbrica de su controlador y usar un cable USB para conectarlo a la consola. Si funciona bien, entonces hay algún problema con su controlador o con su consola.

Si tiene curiosidad, puede intentar conectar su controlador a otra consola para localizar el problema. En caso de que el controlador se conecte bien, esto significa que hay algún problema con su consola. Si no es así, entonces el problema está en su controlador.